Los principales beneficios de la activación física son: elevar la autoestima, mejorar la salud y activar mente y cuerpo; por ello es muy importante inculcar el gusto en los pequeños para que, en un futuro, se pueda crear un hábito. Pero ¿cómo hacerlo?, antes de todo, es básico que ustedes como padres sepan las etapas de la actividad física de acuerdo a la edad.

Edad ¿Cómo debe de ser la actividad física?
De 0 a 2 años Debe ser individual, lúdica y libre de competencia.
De 3 a 6 años Se introducen actividades en grupo, pero aún lúdica y libre de competencia.
De 7 a 10 años Arranca la iniciación al pre-deporte incluyendo reglas, jueces, etc., para darle un toque de competencia con un fin educativo, NO de ganar o perder.
De 11 a 15 años Es la etapa de especialización deportiva, en donde entra la competencia por ganar. Cabe mencionar que, si el niño no quiere competir, es recomendable NO obligarlo y que simplemente siga con su entrenamiento y actividad de su agrado.
De 16 a 18 años ¡¡El hábito está formado!! Sea individual o en grupo, competitiva o recreativa, el objetivo es disfrutar de la actividad física.

Es indispensable hacerles conciencia, a ustedes padres de familia, que si empezamos a exigirles a nuestros hijos el perfeccionamiento de los movimientos, meter goles, ganar trofeos, etc., antes de los 10 años, sólo lograremos frustración y alejamiento del gusto por la activación física, ya que los niños aún no han llegado a su madurez psicofísica para entender la competencia.

A continuación les presento algunos consejos para fomentar el gusto por el ejercicio:

1.- Sean constantes al llevar a sus hijos a las prácticas, dense el tiempo de verlos jugar y/o entrenar, para que se sientan apoyados.

2.- Si no les gusta cierta actividad, apóyenlos y déjenlos escoger otra de su preferencia.

3.- En torneos y competencias, felicítenlos por su esfuerzo sin importar el resultado y en vez de  recriminarlos por sus fallas, anímenlos preguntándoles si se divirtieron. El entrenador se hará cargo de perfeccionarlos.

Recuerden que “las palabras convencen pero el ejemplo arrastra”, así que es muy importante que ustedes como guías de sus hijos, practiquen alguna actividad física o simplemente se den tiempo el fin de semana para jugar en familia. La suma de esfuerzos darán como resultado la formación de un hábito importantísimo en el desarrollo integral de sus hijos.